ROSARIO12

 

16 de junio de 2020

PLASTICA. "Nocturnos", de Carla Beretta, en Gabelich Contemporáneo

Las formas de lo que abriga

Hay una especial riqueza conceptual en estas abstracciones que parecen dar un giro contemporáneo al realismo social.

Por Beatriz Vignoli

 

Sobran los dedos de una mano para contar las personas diagnosticadas con la covid-19 y ya no hospitalizadas que aún no sanaron en Rosario. De otras tantas consistió el sábado el desayuno de reapertura de "Nocturnos", la exposición de obras textiles de Carla Beretta con que abrió la temporada 2020 (en un 6 de marzo de concurrido vernissage) la galería de arte Gabelich Contemporáneo (Corvalán 448). Al igual que el Museo Castagnino y que el ECU, ofrece además un paseo virtual por sus salas, de donde puede descargarse el texto de catálogo por el historiador del arte argentino y docente Guillermo Fantoni, haciendo clic en el link: https://my.matterport.com/show/m=tvBeGq8tPCe&brand=0

La galería está abierta al público los jueves y viernes de 14 a 19 y sábados de 11 a 14, cumpliendo al pie de la letra el protocolo sanitario de la fase 5: espacios ventilados, distancia social, y hasta unos barbijos artísticos que fueron cosidos por la expositora. Tal vez esta sea la oportunidad para el encuentro pendiente con el barrio Refinería, muy cauteloso aún a la hora de animarse a entrar a disfrutar de una experiencia estética. Ver las obras de cerca les da más sentido, al captarlas desde la sensibilidad. La incursión de Beretta en lo textil le permite jugar con el contraste entre lo blando y suave de la tela de algodón (cuya materialidad se aprecia, en las piezas pequeñas enmaracadas, por las arrugas que se forman al aplastarlas el vidrio) y lo duro de los bordes netos de sus abstracciones, que Fantoni sitúa en la tradición del expresionismo abstracto neoyorquino del siglo XX.

La reina de la muestra es una composición de 2 metros por casi 3, realizada en varias capas de batista color, que en el frescor de puertas abiertas del otoño alerta se percibe como un cálido edredón matelaseado, listo para cobijar a los cuerpos. La nueva normalidad resignifica esta obra de geometría sensible, o abstracción lírica, que la autora tituló "Cae la noche tropical" a partir del título de una novela de Manuel Puig. El origen de esta pieza fue una pequeña témpera de sus tiempos de estudiante en 1989.

La serie de "Nocturnos", en blanco y negro, surge de una serie de dibujos que la artista bocetó mientras realizaba la serie litográfica "Los colgados" (2012). El disparador fue el paisaje del asentamiento precario que se encuentra bajo el puente de avenida  Sorrento, camino al aeropuerto de Fisherton. "Tomé unos bocetos que yo había hecho a lápiz, los empecé a geometrizar, les saqué fotos, los metí en la computadora, y con diferentes programas terminé las geometrías blancas y negras", contó Beretta. En esas formas ya no se reconoce para nada su origen en el paisaje o en la figura. Por otra parte, "Los colgados" conservaba en sus trazos abstractos la huella de una epifanía: levantar la mirada y descubrir la extraña belleza (fealdad, para otres) de los coloridos cables de las conexiones clandestinas de la villa, enmarañados en torno a una especie de cruz. (La serie gráfica proviene de fotos que la autora tomaba, causando alarma en los vecinos).

Si bien la imagen de las nuevas obras textiles ya no refleja aquel contexto de carencias y desigualdades naturalizadas e invisibilizadas, la decisión de reemplazar las herramientas y materiales tradicionales (pintura y pincel) por una pequeña máquina de coser eléctrica (recortando los planos en tela con tijera y dibujando con la costura los contornos de las formas) remite a una manera de ganarse la vida de las mujeres humildes, el "coser para afuera" que fue tema del arte en una pintura de Antonio Berni ("Los primeros pasos"). Hay una especial riqueza conceptual en estas abstracciones que parecen dar un giro contemporáneo al realismo social, desplazando sus temas del contenido manifiesto a lo performático que opera como historia latente en el proceso de producción. La palabra "género" viene a cuento en sus diversas acepciones. Carla es de clase media y descubrió la máquina de coser a partir de su producción artística; de ahí llegó al barbijo artesanal.

Carla Beretta (Rosario, 1965) estudió en la Escuela Provincial de Artes Visuales Manuel Belgrano de su ciudad natal, y cursó la Licenciatura en Artes Visuales en la Universidad Nacional del Litoral. Participó en cursos, talleres, residencias, ferias y salones. El año pasado expuso en la IV Bienal de Arte Contemporáneo de Jerusalén como parte del envío argentino, que consistió en un mosaico de obras creado por 18 artistas con la curaduría de Mirta Kupferminc. Técnicamente versátil, produce en pintura y dibujo, en diversas técnicas del grabado y en fotografía. En sus piezas tipográficas, explora cómo deconstruir y subvertir las significaciones de ciertos textos culturalmente consagrados. "Nocturnos" puede visitarse hasta fin de mes.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon